1. Home
  2. Blog Brother España
  3. Innovación Tecnológica
  4. 2013
  5. La Impresión 3D Nunca Deja de Sorprender
Dos chicos montando impresora 3D

La impresión 3D nunca deja de sorprender

  • 2 minutos

No hará más de un año que os anunciábamos en este blog el advenimiento de un nuevo formato de impresión, el 3D, que daría mucho de qué hablar. Incluso os contamos algunas de sus curiosas aplicaciones, como la impresión de comida a partir de ingredientes naturales. Ahora, tras lo visto en el recién concluido World Mobile Congress de Barcelona, podemos decir que será una de las tendencias más atractivas del año. Os contamos por qué.

Porque, visto lo visto en los pasillos del World Mobile Congress de Barcelona, la impresión 3D será una de las tendencias a tener en cuenta a lo largo de este año. Si allí lo que llamó la atención fue una impresora que imprimía carcasas –a algunos ya se os están poniendo unos ojillos…-, en los últimos días hemos asistido a toda una explosión de usos que hace difícil situar el límite de esta tecnología.

En resumidas cuentas, la base de la impresión en 3D es una máquina capaz de realizar impresiones de diseños en 3D creando así piezas o maquetas volumétricas a partir de un diseño realizado por ordenador. El resto, dejar volar la imaginación. Y si no, ¿alguien se imaginaba que algún día podría llevar ropa recién impresa con su impresora? Si hace no mucho contemplábamos esta posibilidad como menos que remota, que no nos sorprenda ver en cuestión de tiempo un coche impreso. Así, como suena. Otros van mucho más allá y ven en esta tecnología la resolución de algunos problemas de la humanidad con planteamientos que, en algunos casos, suenan a película de ciencia ficción.

Impresora 3D imprimiendo cráneo

No en vano, el avance experimentado en la impresión de artículos en 3D ha evolucionado de tal manera que lo que eran dos de sus principales escollos, el precio y el material para fabricar los objetos, parecen si no superados, sí controlados. Por un lado, un grupo de investigadores españoles han concebido una impresora 3D “doméstica” con un coste cercano a los 900 euros. Por otro, otro grupo de investigadores, en este caso norteamericanos, han desarrollado una máquina capaz de reciclar el plástico que se consume en el hogar y  convertirlo en material para la impresión 3D.

¿Brillante el futuro de la impresión 3D? Sin duda lo es. No obstante, su evolución también lleva pareja la aparición de cuestiones legales como la autoría de la copia impresa –lo que puede convertirse en un nuevo caballo de batalla en lo que a la propiedad intelectual se refiere-. Reticencias y obstáculos que deberán ser medidos con lupa antes de que esta tecnología se nos vaya de las manos. Porque, por desgracia, en eso el hombre tiene mucha experiencia.

Mas de Innovación tecnológica

También podría gustarte

Volver arriba