1. Home
  2. Blog Brother España
  3. Innovación Tecnológica
  4. 2013
  5. NFC Conexión Segura entre Dispositivos
Persona pagando con el móvil por TPV

NFC: Bienvenido a las conexión segura entre dispositivos

  • 2 minutos

Aunque pudiera parecer una tecnología nueva, no lo es; disponible desde 2003 como estándar, su uso empieza a popularizarse debido a la facilidad y seguridad con la que es capaz de conectar dos dispositivos entre sí. Te desgranamos en qué consiste esta tecnología.

NFC es el resultado de conjugar las siglas de Near Field Communication, es decir, una tecnología inalámbrica que funciona en la banda de los 13,56 MHz –por lo que no necesita de ninguna licencia administrativa para transmitir- y que deriva de las etiquetas RFID. El corto alcance en el que opera permite interconectar varios dispositivos electrónicos de una manera sencilla y simple a una distancia no superior a los veinte centímetros con velocidades de transmisión de 106, 212 y 424 Kbps.

Una vez explicada la teoría, vayamos a la práctica: ¿cómo funciona esta tecnología? La comunicación se produce cuando dispositivos NFC están próximos entre sí, por lo que la comunicación es inherentemente segura debido a ese corto alcance. Así se dificulta cualquier captura de señal por otro dispositivo ajeno a la comunicación.

La tecnología NFC puede funcionar de dos modos:

  • Activo, en el que ambos equipos con chip NFC generan un campo electromagnético e intercambian datos.
  • Pasivo, en el que sólo hay un dispositivo activo y el otro aprovecha ese campo para intercambiar la información.
Persona usando móvil para abrir puerta

Eso sí, es preciso reseñar que aunque la tecnología NFC permite el intercambio de datos entre dispositivos, no está dirigida a la transmisión masiva de datos, ni tampoco ofrece prestaciones similares a las que ofrecen Bluetooth o WLAN, sino a la comunicación entre dispositivos con capacidad de proceso como es el caso de teléfonos móviles, ordenadores o impresoras. De ahí que sea una tecnología complementaria a aquéllas y no sustitutiva.

Sus usos pueden ser muy diversos:

  • Identificación de acceso a ciertos lugares, como es el caso de los abonos de transporte.
  • Recogida/intercambio de datos: su combinación con las etiquetas RFID permiten informar de dónde estamos, recibir información de un evento o establecimiento de manera inmediata.
  • Pagos con el teléfono móvil: la comodidad de uso y que el gasto pueda estar asociado a nuestra factura o cuenta de banco son poderosos argumentos para establecer esta tecnología como método de pago del futuro.

Mas de Innovación tecnológica

También podría gustarte

Volver arriba