Añadido al carrito
  1. Home
  2. Conoce Brother
  3. Brother Earth
  4. Productos y certificaciones

Ciclo de vida del producto

 

Los equipos Brother están diseñados en Japón usando tecnología de eficiencia energética y asegurando el cumplimiento de las leyes y regulaciones europeas pertinentes.
La fabricación se realiza en nuestras plantas de producción en Asia, donde la reducción del consumo eléctrico, las emisiones de CO2 y los residuos son claves del proceso.
Nuestros productos están embalados de forma sencilla pero segura, usando materiales reciclables para reducir los residuos.
Diferentes categorías de producto como impresoras, escáneres y rotuladoras, se combinan para su distribución y así maximizar la carga transportada, reduciendo las emisiones de CO2.
Nuestros productos incluyen características para el ahorro de energía, papel, tóner o tinta, como la impresión a doble cara automática o el modo hibernación.
Los equipos Brother, los cartuchos y los embalajes son recuperados y reciclados mediante un sistema de devolución gratuito.

Certificados y Directivas

La sede central de Brother en Japón posee la acreditación ISO 14064 que especifica los principios y requisitos para la cuantificación y el informe de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Los detalles sobre nuestras emisiones están disponibles en el sitio web global de Brother en el siguiente vínculo:

ISO 14064

ISO, o la Organización Internacional de Normalización, es la mayor institución de desarrollado de estándares del mundo que tiene el objetivo de hacer que la industria sea más eficiente y efectiva.

En Brother creemos que tener la acreditación ISO 14001 para la gestión ambiental es importante para demostrar nuestro compromiso con la reducción de nuestro impacto ambiental.

La norma se actualizó en 2015 para garantizar que las buenas prácticas ambientales se incluyan plenamente en todas las áreas de una empresa. Todas las oficinas de ventas de Brother poseen la norma ISO 14001: 2015 desde septiembre de 2018.

REACH es el acrónimo de Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de productos químicos, y su objetivo es mejorar la protección de la salud humana y el medio ambiente.

Como empresa con conciencia medioambiental, Brother cumple la normativa REACH al reunir información sobre las propiedades de las sustancias químicas que se utilizan en los productos.

Reglamento REACH

Cada producto Brother es expedido con una Declaración de conformidad, probando que cumple con los requerimientos de todas las directivas aplicables.

La declaración debe ser expedida por el fabricante.

Nota: La Directiva RoHS está ahora incluida en esta Declaración de conformidad.

Su objetivo final es reducir la cantidad de residuos electrónicos que van al vertedero e impulsar a los fabricantes a incorporar el diseño medioambiental en sus productos. El objetivo de la legislación es aumentar las tasas de reciclaje de baterías.

La directiva relativa a las baterías tiene como objetivo reducir la amenaza que representan para el medio ambiente las baterías, especialmente las que contienen materiales nocivos como plomo, cadmio o mercurio. El objetivo de la legislación es aumentar las tasas de reciclaje de baterías.

¿Qué significa la directiva relativa a las baterías para Brother?

Significa que tenemos la responsabilidad de establecer un sistema para la recogida, el tratamiento y el reciclaje de las baterías de nuestros productos.

Todas nuestras oficinas de venta de cada país forman parte de una organización local que ayuda a lograr estos objetivos. Estas organizaciones recuperan y reciclan baterías y materiales en nombre de las empresas para cumplir los requisitos de las directivas.

La Directiva relativa a los envases y residuos 94/62/CE es una legislación europea introducida en 1994 para regular el envasado y promover el reciclaje en Europa. 

Se concentra en cuatro áreas de gestión de residuos:

  • Prevención: el envase debe estar diseñado para ser lo más eficiente y respetuoso con el medio ambiente como sea posible, para que su desperdicio sea mínimo.
  • Reutilización: los fabricantes tienen la responsabilidad de retirar los envases desechados. El envase debe ser reutilizado para futuros productos.
  • Reciclar: si el envase no puede ser reutilizado, los fabricantes deben reciclar los componentes del embalaje para su uso futuro.
  • Recuperación: si no es posible reciclar el envase, la Directiva no permite que se deseche en los vertederos o se recicle como combustible.