Añadido al carrito
  1. Home
  2. Blog Brother España
  3. Identificación
  4. 2019
  5. ¿Cuáles son los riesgos para los consumidores por un mal etiquetado en la manipulación de alimentos?
Etiquetado en alimentos

¿Cuáles son los riesgos para los consumidores por un mal etiquetado en la manipulación de alimentos?

  • 4 minutos

Todas las empresas de alimentación son conscientes de que un mal etiquetado de los alimentos conlleva un gran peligro para los consumidores. Uno de los problemas es que los errores en las etiquetas pueden surgir en varios puntos diferentes de la cadena de transformación, con lo que es importantísimo que los diferentes actores sean conscientes de su responsabilidad para minimizar los errores.

Problemas que conlleva un error con el etiquetado en la manipulación de alimentos

Debido a la gran cantidad de etapas existentes en la cadena de producción de los alimentos, la trazabilidad debe ser perfecta, ya que un error en cualquier punto puede derivar en consecuencias muy graves para los consumidores. Desde el origen del producto, cada manipulación posterior debe ser identificada convenientemente. La etiqueta no sólo debe contener información sobre su composición, sino también sobre las condiciones necesarias para mantener ese alimento en buen estado.

La mayoría de los problemas de etiquetado suelen surgir en medio de una de estas etapas. Un error en la composición de un producto podría derivar en reacciones alérgicas (por ejemplo, si no se ha especificado correctamente que ese producto lleva o no cierto ingrediente). También es importante el estado y la conservación del producto. Esto se suele reflejar con la fecha de caducidad o consumo preferente (que puede cambiar si el alimento ha sido transformado) y con las condiciones de conservación, donde se especifican las condiciones de humedad o temperatura, por ejemplo, que son necesarias para que ese producto mantenga intactas sus cualidades. Mantener una trazabilidad fiable y un etiquetado libre de errores es fundamental para evitar problemas de intoxicación alimentaria.

¿Qué elementos deben figurar en un correcto etiquetado de alimentos?

Para evitar los problemas anteriormente mencionados de reacciones alérgicas o intoxicaciones, hay una serie de datos que deben figurar en las etiquetas, sin los cuales no se puede garantizar completamente la salubridad del consumidor:

  • Ingredientes: todos y cada uno de los ingredientes del producto, destacando especialmente los alérgenos.
  • Información nutricional: acerca de la composición y cantidades de ciertas sustancias como azúcar, sal o grasas.
  • Fecha de caducidad o consumo preferente: dado que esta fecha puede cambiar cuando se abre un envase, en las etapas intermedias del proceso de producción de ciertos alimentos (por ejemplo, añadir mahonesa a un sándwich, o descongelar) es importantísimo marcar convenientemente ese alimento con la fecha actualizada, siguiendo las instrucciones del fabricante.
  • Condiciones de conservación: al igual que la fecha de caducidad varía si el producto ha sido abierto, hay que incluir las condiciones para la conservación óptima del alimento, que suelen referirse a condiciones de luz, temperatura y humedad.
  • Lote: contar con una buena trazabilidad del producto en la etiqueta permite rastrear cualquier alimento hasta su origen, y comprobar de este modo si se han cumplido todas las condiciones necesarias de conservación en cada etapa del proceso.

Etapas críticas en el etiquetado de alimentos y problemas más comunes

En cada nueva etapa del proceso de transformación de un producto es vital mantener toda la información relevante de los alimentos, de manera que siempre se tengan todos los datos para poder comprobar la salubridad del mismo y garantizar la seguridad. Por lo general, un producto envasado que se dispensa directamente al consumidor desde el origen suele tener menos inconvenientes, ya que su manipulación implica, en la mayoría de los casos, solo el transporte y la conservación. Ahora bien, si el producto final es un alimento transformado y que se compone de varios ingredientes o alimentos que pasan por las manos del manipulador de alimentos, la posibilidad de errores en el etiquetado aumenta, como también los peligros que conlleva.

Buena parte de este tipo de errores se dan a la hora de re-etiquetar los productos. Por ejemplo, después de abrir un envase con un producto que se va a utilizar junto a otros. Pese a los avances en las tecnologías de impresión, tanto fijas como portátiles, sigue dándose el uso frecuente de notas manuscritas en estas etiquetas. La posibilidad de error usando este proceso es mucho mayor que si la identificación se realiza de manera automática con dispositivos de cálculo e impresión adecuados.

Ocurre algo similar a la hora de recalcular la fecha de caducidad de un alimento cuando se ha sacado de su envase o se ha descongelado. Hacer este cálculo de manera mental suele provocar más errores que utilizando tecnología específica para ello. La automatización de este tipo de procesos reduce el número de errores en la cadena de producción, y por lo tanto, ayuda a garantizar la calidad y la salubridad de los alimentos cuando lleguen a las manos de los consumidores.

Las claves de un buen etiquetado para el manipulador de alimentos

Los fallos en el etiquetado de alimentos provienen en su mayoría de errores humanos, ya sea por la toma de notas manuscritas como por el cálculo manual. La solución más eficaz ante este tipo de errores es la de automatizar esos procesos mediante dispositivos de impresión que sean capaces de leer las etiquetas previas y conseguir generar las nuevas, con toda la información exacta y con un mínimo de intervención humana. Esto cada vez es más sencillo con el uso de tecnologías de impresión portátiles que se pueden usar de manera muy fácil en casi cualquier entorno de trabajo.

El etiquetado de alimentos es una de las tareas más importantes en el proceso de transformación de la cadena alimenticia, ya que garantiza la salubridad y la seguridad de los mismos en cada una de las etapas. Si toda esta información no es clara, no está visible, no es legible o se emite con errores (por ejemplo, al hacer cálculos mentales o hacer notas manuscritas) puede suponer un riesgo para los consumidores, con lo que es vital evitar este tipo de errores, y para ello, nada más fácil que apoyarse en las últimas tecnologías de impresión y etiquetado.

Mas de Identificación

También podría gustarte

Volver arriba