Añadido al carrito
  1. Home Brother
  2. Blog Brother España
  3. Gestión Documental
  4. 2021
  5. Digitalización durante el COVID-19: cómo se ha desarrollado la tecnología sanitaria durante la pandemia
Digitalización durante el COVID-19

Digitalización durante el COVID-19: cómo se ha desarrollado la tecnología sanitaria durante la pandemia

El COVID-19 ha provocado un incremento en las consultas médicas virtuales y en los tratamientos remotos, lo que ha llevado a una rápida aceleración de las soluciones digitales. Pero hay que señalar que esta respuesta digital se ha producido fundamentalmente en la atención primaria, ya que muchos proveedores de servicios de atención secundaria estaban centrados en el tratamiento de los pacientes de coronavirus. Así, en la sanidad secundaria o medicina especializada, las consultas presenciales y el seguimiento en persona continúan siendo el método de atención fundamental. Si bien es cierto que seguramente en muchos casos no es necesario visitar un hospital solo para tener una conversación con alguien, este segmento no está aún preparado para la digitalización. Así lo aseguran sus profesionales: casi el 30% asegura que sus organizaciones no están ‘en absoluto’ o solo están ‘un poco’ preparadas para la adopción de estas tecnologías1

Liderando desde primera línea

Para muchas personas, la atención primaria ha sido el principal punto de contacto durante las primeras etapas de la pandemia. Para gestionar el aumento de la demanda y minimizar el contacto introdujeron las consultas telefónicas, por email y virtuales, lo que les ha permitido continuar atendiendo a los pacientes, además de garantizar que quienes necesitaban citas en persona hayan podido conseguirlas. Durante este tiempo ha habido muchas, y legítimas, preocupaciones sobre el potencial daño a la salud de personas que, debido a la situación, han sufrido retrasos o incluso el abandono de su atención rutinaria y seguimientos médicos. Además, un tema especialmente delicado es la necesidad de gestionar las secuelas de la pandemia al mismo tiempo que la potencial necesidad de apoyo en salud mental causada por ella. Aquí es donde entran los servicios secundarios de salud, que pueden aprender valiosas lecciones de la experiencia de la atención primaria y realizar su propia evolución hacia nuevas y digitales maneras de trabajar.

Un panorama cambiante

  Al mismo tiempo que la pandemia ha interrumpido la sanidad y ha provocado cambios radicales en los modelos de atención, también ha acelerado el ritmo de la digitalización en al menos en una década. Esta transformación será clave para el futuro de la sanidad.

Deloitte: digital transformation - shaping the future of European healthcare

 

En toda Europa cada vez más personas utilizan las nuevas tecnologías para temas de salud. Esto incluye buscar información sanitaria online, solicitar citas, atender a consultas de salud virtuales o utilizar soluciones tecnológicas para gestionar su salud de manera remota1. Esto tiene un enorme impacto, ya que ahorra a los profesionales sanitarios y a los pacientes enormes cantidades de tiempo.

Por otro lado, al igual que muchos sectores, la sanidad ha adoptado el teletrabajo. En este sentido, el sector se enfrenta a retos únicos en cuanto a la protección de los datos personales y a la seguridad de una información altamente sensible, como son informes de pacientes. Y es que compartir informes físicos es costoso y lento, y también crea problemas sobre la confidencialidad y la monitorización del personal. Y no es solo la atención al paciente lo que se beneficia de este cambio tecnológico. También puede aplicarse para la formación del personal o los procesos de acogida de nuevos profesionales, que ahora pueden realizarse de manera remota, manteniendo la distancia social y reduciendo la necesidad de viajar.

Tenemos la tecnología…

La tecnología para hacer todo esto digitalmente en el entorno sanitario ya existe. Es más, puede ser fácilmente integrada en los procesos de trabajo actuales, por lo que no requiere recursos adicionales o inversiones significativas en nuevo personal. La responsabilidad recae en los gerentes o decisores, que deben actualizar sus estrategias de TI e invertir en nuevos marcos de trabajo que sirvan para el futuro aprovisionamiento sanitario.

Como ya hemos mencionado, la confidencialidad del paciente es clave en el cambio hacia lo digital, y los departamentos tecnológicos de los centros sanitarios ya conocen muy bien las medidas de seguridad que necesitan ser implementadas. La práctica totalidad de los dispositivos utilizados, como impresoras y escáneres, tienen funcionalidades de seguridad de serie como el pull printing, la encriptación y la autentificación de los usuarios. Ahora falta   ofrecer la formación necesaria para que todos los miembros del personal entiendan bien la digitalización y puedan cambiar sus hábitos y alejarse de ‘la forma tradicional’ de hacer las cosas.

Entonces, ¿qué puede aprender de esto la atención sanitaria secundaria?

La capacidad de la atención primaria para reaccionar y adaptarse a los retos de estos nuevos tiempos ha sido impresionante. A pesar de ser el primer punto de contacto durante la crisis, han conseguido implementar enormes avances en los sistemas y en el comportamiento del personal. Ahora la sanidad secundaria tiene la oportunidad de aprender de esto e implementar sus propios cambios teniendo en mente lo siguiente:

- Es necesario tener en cuenta a todo el mundo

Como muchos departamentos de TI ya saben, puede haber un amplio rango de alfabetización informática entre el personal. Aunque la mayoría sabe manejar un ordenador, muchos pueden no tener experiencia con software de videoconferencias o dudar a la hora de enseñar a otros colegas y a los pacientes cómo usarlo. El cambio ha sido tan rápido que puede resultar apabullante. Por eso se necesita un programa de formación en profundidad para que todo el mundo pueda mantener la velocidad del proceso de digitalización. Esto es especialmente importante cuando llegamos a los temas de seguridad, ya que incluso quienes están acostumbrados a manejar documentos en papel de forma segura necesitarán entender las medidas de la seguridad digital y aplicarlas.

- Encontrar el equilibrio

Si bien las consultas online pueden ser bien acogidas por algunos pacientes, no son para todos, especialmente los mayores, vulnerables o aquellos que viven en áreas rurales. El 29% de los europeos carece de habilidades digitales básicas, lo que incrementa el riesgo de exclusión digital, y 80 millones de ellos nunca usan internet bien porque no tienen un ordenador o bien porque es demasiado caro1. Además, hay algunas situaciones en la atención sanitaria secundaria donde las consultas o el tratamiento deben ser realizados cara a cara necesariamente. Por otro lado, los estudiantes y los becarios también pueden necesitar una aproximación más práctica de la que puede ser ofrecida mediante aprendizaje online. Con todo esto en mente, tener un enfoque híbrido, donde quienes requieren interacción directa pueden tener un acceso tan fácil como los que acceden a servicios online, puede ser un buen punto de partida para el futuro.

- Trabajar juntos siempre es mejor

 Algo importante que debemos aprender de la respuesta de la atención primaria es el impacto beneficioso de la colaboración. Parece obvio, pero la realidad es que el sector sanitario no se caracteriza (en general), por su capacidad de compartir conocimientos y datos entre diferentes equipos.
Sin embargo, siempre que se realice de manera segura (y con el consentimiento de los pacientes), compartir datos puede ayudar a la organización a planificar su respuesta a situaciones difíciles como el COVID-19. Y en el día a día, los nuevos métodos de interacción online pueden abrir nuevas e interesantes líneas de comunicación -por ejemplo, en el futuro, podríamos encontrar un paciente, su médico de cabecera y un especialista clínico juntos en la misma videollamada-.

Conclusión: una oportunidad para modelar el futuro de la atención secundaria

 Han sido muchos los cambios que han tenido lugar en un corto espacio de tiempo, y es justo decir que la tecnología ha sido un impulsor fundamental de todo ello. Algunos de estos cambios pueden ser temporales: soluciones a corto plazo que han permitido al personal seguir funcionando en circunstancias difíciles. Otros, sin embargo, podrían haber llegado para quedarse.

Ahora tenemos la oportunidad de estudiar lo que hemos aprendido de esta crisis y modelar la manera en que la industria sanitaria podrá responder a cualquier reto futuro. Con la tecnología apropiada, y los partners adecuados para implementarla, este movimiento hacia la digitalización puede ofrecer resultados positivos a largo plazo tanto para los pacientes como para el personal sanitario.

Más información sobre las soluciones tecnológicas de Brother para el sector sanitario.

1 https://www2.deloitte.com/content/dam/Deloitte/nl/Documents/public-sector/deloitte-nl-shaping-the-future-of-european-healthcare.pdf

Más de Gestión documental

También podría gustarte

Volver arriba