Añadido al carrito
  1. Home Brother
  2. Blog Brother España
  3. Impresión
  4. 2020
  5. COHO – Corporate Office in Home Office
Corporate office

COHO – Corporate Office in Home Office

Hace ya meses que muchos de nosotros nos hemos visto obligados a cambiar nuestro lugar de trabajo. Somos aquellos que tenemos la posibilidad de poder realizar nuestra labor desde casa y, a su vez, seguir siendo parte de una gran empresa, se trata de un modelo diferente, con su propia idiosincrasia. Nace un nuevo concepto de entorno laboral: el trabajador corporativo en su oficina en casa, lo que hemos llamado COHO (Corporate Office in Home Office).

Este nuevo entorno tiene necesidades similares a las que podemos encontrar en una oficina y los trabajadores, a través de los departamentos de IT, deben contar con todos los recursos para el mejor desempeño laboral. Toca adaptarse y seguir todos los consejos a nuestro alcance para salir airosos de la situación.

Empecemos por el entorno que debemos intentar que, en la medida de lo posible, sea saludable. Es decir, ventilado, con luz natural y un asiento que nos permita mantener una postura adecuada para nuestro cuello y hombros. Si no podemos tener una silla ergonómica, busquemos un cojín que nos ayude a mantener la espalda recta y algún libro o caja que coloque el teclado a la altura adecuada, de forma que nuestros brazos estén alineados con nuestras muñecas, y nuestra vista no esté obligada a bajar o a subir demasiado forzando nuestro cuello.

Sigamos por el horario: reservar las horas del día dedicadas al trabajo puede parecer algo obvio, pero no es tan fácil cuando, ahora, ‘siempre estás’ para jefes, compañeros, proveedores, clientes…, y cuando las obligaciones familiares o las tareas domésticas están más cerca que nunca, literalmente. Mejor descansar cada pocas horas y reservar nuestro tiempo libre para eso, para nosotros (lectura, deporte, música o sencillamente mirar por la ventana y dejar vagar la mente). Está comprobado que de este modo la concentración y la productividad aumentan exponencialmente.

Y, por último, aunque no menos importante es clave contar con el equipamiento adecuado. Veamos algunos de los elementos que debemos cuidar:

  • PC o portátil: Si ya teníamos uno propio del hogar (más pensado para usos domésticos), puede que ahora tengamos que adquirir uno nuevo. Tengamos en cuenta el espacio que disponemos y la capacidad gráfica que vayamos a necesitar - no es igual un arquitecto que un teleoperador, por ejemplo-. Y pensemos que, tal vez a medio o largo plazo, seguiremos teletrabajando, con lo que será nuestro compañero más habitual.
  • Periféricos: En estos momentos, además del consabido ratón - ergonómico y sin cables, si puede ser- es fundamental contar con unos buenos auriculares con micrófono que nos permitan por un lado aislarnos para que la concentración sea más sencilla y por otro atender a las decenas de llamadas y videoconferencias que se celebran estos días mientras seguimos trabajando.
  • Impresora o equipo multifunción: Dependiendo de nuestro puesto puede ser más o menos importante contar con un equipo de impresión y digitalización para cumplir nuestras funciones de la manera más profesional posible. Para algunos roles, como directores de recursos humanos, de finanzas o personas responsables de la aprobación de contratos, sigue siendo necesario el visado mediante sello o firma manuscrita. En otros, el envío de documentos escaneados puede ser bastante habitual. O tal vez nuestra tarea consista en recibir el correo postal y reenviarlo, para lo que será importante contar con un equipo que permita la impresión de etiquetas con la dirección. Si no tenemos ya uno en casa, es el momento de buscar el dispositivo que más se ajuste a nuestras necesidades, ¡y que también sea útil con os quehaceres de nuestros hijos!

Y no olvidemos nunca la seguridad. La red de nuestra casa no suele tener el mismo nivel de protección que la de nuestra empresa. Si nos estamos conectando a ella a través de la VPN seamos rigurosos con el control de nuestras claves (no dejemos abierto el canal cuando no lo estemos usando) y no utilicemos estas líneas para otros usos. Por eso es el momento de revisar nuestra conexión. En algunos hogares son varias las personas que trabajan al mismo tiempo (más los hijos, que además de demandar nuestra atención constante, también seguirán ‘teleestudiando’). Varios ordenadores y varios móviles a la vez realizando videoconferencias, descargas de documentos… Y todo ello conectándonos tal vez a las redes seguras de nuestra empresa, con las cortapisas que eso supone en cuanto a autenticación o velocidad. No podemos permitir que falle durante una reunión importante o cuando estamos enviando facturas o documentos sensibles, ¿verdad?

Es el momento de repensar nuestro plan de datos o pedirle a nuestra empresa que nos lo facilite para poder ampliar el ancho de banda y securizar nuestra conexión por fibra o inalámbrica. Recordemos que muchos de los equipos que utilizamos hoy día, como los multifuncionales con conectividad - que facilitan la posibilidad de compartir documentos en la nube entre distintas personas de la misma compañía- incorporan sistemas que permiten incluso utilizar el móvil como dispositivo de autenticación para entrar directamente en el escáner o equipo de la oficina, ¡aprovechémoslo!

Apliquemos, en fin, el sentido común y la tecnología hará que todo sea más fácil. No sabemos si volverán a confinarnos, pero lo que sí sabemos es que el teletrabajo ha llegado para quedarse.

Más de Impresión

También podría gustarte

Volver arriba