Añadido al carrito
  1. Home Brother
  2. Blog Brother España
  3. Impresión
  4. 2020
  5. El nuevo paradigma de la impresión hiperdistribuida
El nuevo paradigma de la impresión hiperdistribuida

El nuevo paradigma de la impresión hiperdistribuida

Igual que los centros educativos reestructuran, reorganizan y plantean nuevos formatos para el curso que viene, a muchas empresas les toca hacer lo mismo. Haya o no rebrotes y re-confinamientos (esperemos que no), no son pocas las que han visto estos meses que el teletrabajo no solo es posible, sino que es también una ventaja y tienen planteado prolongarlo más allá del verano.

De hecho, según un estudio reciente llevado a cabo por IDC, el 75% de las empresas prevé establecer el teletrabajo para, al menos, el 5% de sus trabajadores. Es más, el 50% de las compañías estiman que, por lo menos, el 10% de sus empleados permanezca trabajando desde sus domicilios

Los teletrabajadores, sí, están contentos. Al fin y al cabo, el distanciamiento social no deja de ser uno de los medios más seguros y probados de controlar el contagio, y de poder gestionar una vuelta a la oficina escalonada, además de que consiguen conciliar y gestionar su jornada laboral de manera más personalizada y cómoda. Pero es necesario hacer algunos cambios.

El confinamiento llegó de manera brusca, y muchas empresas dotaron a los empleados de lo necesario para trabajar con las prisas de la situación y sin pensar más allá del dispositivo o, incluso, en algunos casos, aprovechando los equipos personales que ya tenían en sus casas.

Ahora que el teletrabajo coge peso, es necesario repensar esta estrategia y proveerlos de forma más acorde a su política corporativa y con mecanismos que permitan gestionarlos y controlarlos de la misma manera que si estuvieran en la propia oficina. Es decir, un formato en que el trabajador sigue formando parte del ecosistema de la empresa, así como sus distintos dispositivos (sean personales o corporativos), pero desde la distancia de su hogar, sus viajes o sus visitas más o menos regulares a la oficina.

Lo primero será asegurarse de que esos equipos no solo sean los adecuados para cumplir su tarea, sino que sean eficientes, seguros, y con todas las funcionalidades profesionales necesarias, o al menos con todas las que tenía en la oficina física. Y esto incluye, para algunos puestos clave, un equipo de impresión moderno y fiable.

¿Qué supone esto para la empresa? Si la tendencia ya era la impresión distribuida dentro de las oficinas, donde cada grupo de personas contaba con una impresora de tamaño más o menos pequeño, situada en un punto muy cercano y con unas determinadas funcionalidades específicas, el teletrabajo la lleva un paso más allá. Ahora el equipo de impresión debe cumplir los requisitos para un uso aún más individualizado, con prestaciones suficientes para mantener la productividad en un espacio reducido (la casa de cada uno). Y esto presenta una ventaja adicional: permite ajustarlo más a las necesidades de cada trabajador: solo impresora, solo escáner o una multifunción, multiplicando la eficiencia. Hablamos de la impresión hiperdistribuida.

Hiperdistribuidos, pero hipereficientes

Las empresas que se encuentran frente a este concepto, que en muchos casos no es opcional, no deben perder de vista la importancia de mantener y controlar todos los procesos corporativos incluso en esta modalidad de relación laboral que plantea el teletrabajo. El de la impresión es un reto que las empresas grandes y medianas deben abordar y asumir como parte de su realidad, y que como tal deben atender sin tardanza.

La atomización del lugar de trabajo es, indisolublemente, la atomización de los recursos y de los equipos. En este caso, contar con un modelo de impresión gestionada en remoto con conexión a la nube puede ser la solución para mantener el control y aligerar la carga de los departamentos de tecnología, que no tienen más que incorporar el parque de impresoras -sea cual sea y esté donde esté- a ese modelo gestionado.

La impresión hiperdistribuida ha sido un hecho en estos meses de confinamiento, ahora, como en tantos otros factores, las empresas han de ser lo suficientemente flexibles como para incorporar estos cambios a su práctica regular y convertirlos en una fortaleza. 

Mas de Impresión

También podría gustarte

Volver arriba