Añadido al carrito
  1. Home
  2. Blog Brother España
  3. Transformación Digital
  4. 2019
  5. Hiperconectividad, interacción a la carta
Hombre y mujer mirando la pantalla de una tablet

Hiperconectividad, interacción a la carta

  • 3 minutos

Vivimos en la era de la hiperconectividad. El fenómeno, surgido de la convergencia de la informática y las telecomunicaciones que es Internet, se ha expandido mundialmente transformando el modo en que nos comunicamos, nos relacionamos, compramos o trabajamos. Sumado al acelerado incremento en la venta de dispositivos inteligentes conectados, que evoluciona globalmente a un ritmo del 20% según el Informe Mobile en España y en el Mundo 2018 de ditrendia, ha forzado la transición desde la ya conocida sociedad de la información a la incipiente sociedad cognitiva.

Pero ¿qué es exactamente la hiperconectividad? Es el término utilizado para designar los diversos dispositivos, infraestructuras, plataformas y aplicaciones que facilitan el acceso en tiempo real a todas esas interacciones humanas. En un escenario hiperconectado, smartphones, portátiles y tabletas, actúan como soportes de la mensajería instantánea, las redes sociales, el correo electrónico o las aplicaciones que, además de acercarnos, abren una ventana global al intercambio de información, ideas y opiniones. Del mismo modo, la gradual incorporación de tecnologías de inteligencia artificial (AI) e Internet de las Cosas (IoT) nos aproximan a nuevas experiencias de conectividad como las ciudades inteligentes, la industria 4.0, los coches autónomos o telemedicina. 

El poder de la conexión

Gracias a la hiperconectividad se están enlazando personas con personas, personas con objetos y también éstos entre sí. Todo es susceptible de conectarse. Gartner prevé que habrá 20.400 millones de dispositivos conectados en 2020, que usarán los datos para facilitar a los usuarios el acceso a la carta a contenidos innovadores, tanto a nivel personal como en el ámbito empresarial.

Desde una perspectiva profesional, la hiperconectividad ofrece infinidad de beneficios que, sin duda, contribuyen a poner en valor a aquellas organizaciones que están afrontando su transformación digital. Por ejemplo, la posibilidad de trabajar desde casa o mientras se viaja, accediendo desde cualquier dispositivo a los mismos servicios, aplicaciones y niveles de seguridad que si estuviéramos físicamente en el puesto de trabajo tradicional, representa un avance cualitativo que repercute en la mejora de la eficiencia corporativa. El mero hecho de evitar desplazamientos, con los consiguientes ahorros -en tiempo y dinero- y la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera, ya supone un extra que redunda en la optimización de los procesos y, por tanto, en la buena marcha del negocio.

Sin embargo, conectar millones de dispositivos inteligentes exige reforzar los niveles de seguridad de las infraestructuras -sistemas, impresoras y redes- con el fin de conseguir trabajar sin afectar negativamente a la productividad de la compañía. Aprovechar la capacidad de hiperconectividad de la organización permite optimizar y agilizar los procesos, acelerar la transformación digital y, por tanto, la capacidad de innovación, que puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de cualquier proyecto. En el caso, por ejemplo, de los equipos comerciales o de los empleados de compañías de transporte y distribución, la hiperconectividad les aporta un plus de flexibilidad que redunda muy positivamente en la mejora de la eficiencia y de la productividad general de la empresa.

Impresoras, conectadas a la inteligencia

La llegada de la movilidad y del cloud a las organizaciones ha facilitado que las impresoras operen como auténticas estaciones de trabajo, a través de aplicaciones descargables. Las impresoras conectadas están contribuyendo a modernizar las tareas de la oficina, gestionando desde el pedido de consumibles a la solicitud de intervención del departamento de TI.

Considerados claves para el desarrollo del negocio, los equipos de impresión se conectan de modo seguro a otras plataformas, ofreciendo, por ejemplo: conectividad a software de terceros, la posibilidad de imprimir o escanear desde dispositivos móviles con tecnología inalámbrica, o la opción de compartir y editar imágenes desde el propio equipo. Y esta tendencia se reforzará, ya que los expertos prevén que los equipos de impresión sigan adquiriendo peso en el entorno ofimático, aportando más funciones innovadoras capaces de afrontar la gestión de los flujos de trabajo de las empresas del siglo XXI.

Mas de Transformación digital

También podría gustarte

Volver arriba