Añadido al carrito
  1. Home
  2. Blog Brother España
  3. Transformación Digital
  4. 2019
  5. ¿Qué entendemos por empresa digital?
Qué entendemos por empresa digital

¿Qué entendemos por empresa digital?

  • 4 minutos

Introducción

Una de las características del siglo XX fue la llegada de las nuevas tecnologías (Internet, digitalización, hardware, software, globalización de la información) que ha cambiado el modelo empresarial de compañía tradicional a empresa digital.

El avance imparable de la tecnología en nuestras vidas ha provocado un nuevo paradigma social y laboral. El ejemplo de este progreso tecnológico ya lo vaticinaba la famosa frase de los años 80 atribuida a Bill Gates: “si no estás en internet, no existes”.

Lo cierto es que la combinación de tecnología, dispositivos electrónicos, y el acceso a Internet, entre otras cosas, se está convirtiendo en una parte fundamental del día a día de personas y empresas, lo cual es algo necesario para entender cómo va a ser el futuro.

Las empresas tradicionales deben evolucionar a lo digital o directamente están abocadas al fracaso.

¿Qué es una empresa digital?

Antes de explicar todas las consecuencias e implicaciones de la llegada de la transformación digital es necesario definir qué entendemos por empresa digital. Y es que por mucho que las compañías y organizaciones cuenten con ordenadores, periféricos, aparatos digitales y programas informáticos no las convierten en una empresa digital.

En el siglo XXI, una organización digital se basa en el aprovechamiento de la tecnología para que esta juegue a su favor. Pero lo digital va más allá de la incorporación de elementos digitales, se trata de aprovechar todas las ventajas que ofrece la tecnología.

De hecho, el cambio, en parte estructural, también conlleva un cambio de mentalidad. Los encargados de los departamentos IT y los CTO (del acrónimo inglés, Chief Technical Officer) o directores tecnológicos, juegan un factor clave y deben sacar todo el jugo posible a la tecnología y a los procesos para conseguir la transformación digital.

Sin embargo, no todas las organizaciones son digitales al 100 % y en muchos negocios todavía deben dar el salto definitivo hacia lo digital y cambiar sus estructuras, procesos y formar a su personal para implicarles a todos.

¿Por qué se caracteriza?

Una empresa moderna y digital se caracteriza por centrarse en los siguientes aspectos:

  1. El valor de la información. Por ejemplo, estas empresas analizan todos los datos que tienen a su disposición para mejorar el servicio de atención al cliente, procesos, o incluso ofrecerles productos de forma más eficaz.
  2. Nuevos servicios y modelos de negocio. Una empresa digital se caracteriza por usar la tecnología para buscar nuevas formas de monetizar y ganar dinero. La tecnología abre nuevos canales de comunicación con clientes y proveedores lo que permite detectar sus necesidades, cubrirlas y extender nuevos lazos, lo que se traduce en mayor fidelización a través de nuevos servicios.
  3. Cambio estructural y redefinición de procesos. Los negocios actuales deben cambiar la forma de hacer las cosas para enfrentarse a los nuevos retos del mercado y competir en igualdad de condiciones. Una forma es aceptar el cambio a lo digital, por ejemplo, deben estar presentes en la red (web y redes sociales), usar nuevas herramientas para centrarse en el cliente al incorporar CRMS o sistemas de administración basados en la relación con los clientes. Finalmente, el personal también se ve afectado con la redefinición de procesos ya que la transformación digital implica una mayor especialización del personal y adaptación al cambio.
  4. Mayor rendimiento, seguridad y colaboración entre departamentos. Una compañía moderna debe ser segura y proteger sus datos, los de sus clientes y de sus trabajadores. Sin embargo, si esa misma organización quiere dar el salto y convertirse en una empresa digital debe aprovechar las sinergias de todos los departamentos para mejorar la seguridad y asegurar la conectividad entre todas las áreas empresariales. Así, mejoran los tiempos de ejecución de procesos, se reducen las esperas y aumenta la colaboración entre empleados. En definitiva, mejora la productividad y reduce los costes.

¿Cuáles son las ventajas de la transformación digital?

Completar todo el proceso hasta llegar a ser una empresa digital no es una tarea fácil y rápida. Sin embargo, merece la pena por los beneficios que conlleva.

  • Aumento de la productividad: la digitalización de una empresa permite optimizar los procesos y agiliza la comunicación entre los trabajadores, lo que redunda en un incremento del rendimiento laboral y la productividad.
  • Ahorro de tiempo y dinero: la transformación digital posibilita conocer mejor al cliente mediante software, por ejemplo, un CRM, con el que se puede analizar sus preferencias y así ofrecerle nuevos servicios. Además, existen aplicaciones informáticas que permiten gestionar de forma más eficiente la comunicación con el cliente, con otros trabajadores o consultar información de otros departamentos. Lo que se traduce en una optimización de los recursos con el considerable ahorro de tiempo y dinero para la empresa.
  • Adaptación a nuevos modelos de negocio: la transformación digital permite que empresas pequeñas puedan competir en un mercado dominado por multinacionales y organizaciones internacionales. El ejemplo perfecto es la empresa española Hawkers, que gracias a una estrategia de negocio clara y diferente, consiguió plantarle cara al sector y competir con empresas que teóricamente dominaban el mercado.

Las necesidades de cada empresa y organización dependerán de muchos factores como a qué sector se dediquen, el número de trabajadores, su formación y experiencia, y la relación con sus clientes. Por ejemplo, una empresa logística deberá centrar sus esfuerzos en adaptar sus procesos, sin embargo, una agencia de publicidad o marketing se focalizará más en el cliente, la publicidad digital y la presencia en la red.

Lo digital es una oportunidad para evolucionar y seguir en el mercado si sabemos cómo aprovechar la tecnología.

Pero recuerda, la clave es cómo y cuándo utilizamos la tecnología. No caigas en el error de abusar de ella. No se trata de tener los mejores programas digitales, ni que todos los trabajadores cuenten con dispositivos electrónicos, ni tampoco comunicarte con tus clientes por todos los canales posibles. Se trata de conocer todas las herramientas tecnológicas que estén a nuestro alcance y aprovechar el máximo potencial que aportan a nuestro negocio concreto.

¡Que sea la tecnología la que se adapte a ti, no tú a ella! Ser una empresa digital es usar el valor añadido que ofrece la tecnología para transmitir los valores de tu compañía y comunicar al mundo todo lo que sois capaces de hacer.

Mas de Transformación digital

También podría gustarte

Volver arriba