Añadido al carrito
  1. Home Brother
  2. Blog Brother España
  3. Impresión
  4. 2022
  5. Cómo incorporar los principios de la Economía Circular en los procesos de impresión de tu negocio
B43 - Circular Economy for business printing

Cómo incorporar los principios de la Economía Circular en los procesos de impresión de tu negocio

Es un hecho que los recursos disponibles en nuestro planeta son limitados. Por eso, cada vez somos más conscientes de que debemos abandonar nuestro tradicional comportamiento de ‘comprar, usar y tirar’, que hace que esos recursos se desperdicien y que muchos componentes que pueden reutilizarse acaben en los vertederos.

Esto ha impulsado lo que ya conocemos como Economía Circular, un modelo económico diseñado para transformar nuestro mundo de “usar y tirar” en uno en el que los recursos vuelvan a usarse para reducir los residuos y limitar nuestro impacto medioambiental.[1]

Si nos centramos en todo aquello que desechamos, los residuos eléctricos y electrónicos (RAEE) son los que más rápido crecen en la UE, y más del 60% de esos residuos va a parar a los vertederos.[2] Por eso es más necesario que nunca contribuir con esa Economía Circular.

¿En qué consiste la Economía Circular?

En pocas palabras, la Economía Circular es un modelo de producción y consumo que consiste en reutilizar, reparar, renovar y reciclar los materiales y productos existentes durante el mayor tiempo posible. De este modo, se prolonga el ciclo de vida de los productos, se reducen los costes de sustitución y se recuperan los materiales al final de la vida útil de un producto para utilizarlos en futuras fabricaciones.[3]

Si tu empresa es de las que está llevando a cabo una evaluación del impacto medioambiental que tiene su negocio, es importante que elijas un socio tecnológico que se adapte a tus objetivos de sostenibilidad, un paso sencillo que ayudará a tu empresa a tener una mentalidad más "circular".

¿Cómo puedo impulsar la Economía Circular en los procesos de impresión?

  1. Prolonga la vida de la impresora

    Para reducir el impacto medioambiental se necesita una impresora que pueda repararse y actualizarse fácilmente, para que se utilicen menos recursos que si se sustituye la impresora en su totalidad.

    A la hora de elegir un proveedor de equipos de oficina, es importante tener en cuenta aquellos que destaquen por ofrecer soluciones más duraderas. Esto, combinado con un mantenimiento regular, garantiza que la impresora dure más, lo que permite adoptar un modelo de reparación modular que evitará que se desechen impresoras cuyas piezas puedan repararse o sustituirse fácilmente.

    La reparación modular permite retirar, actualizar y mejorar muchos componentes sin tener que sustituir todo el dispositivo. Las actualizaciones de software también pueden realizarse de forma remota para garantizar que la impresora cuente con el sistema y la funcionalidad más recientes. Esto significa que, con el tiempo, puede adquirir mejores especificaciones y asegurarse de que los dispositivos están lo más preparado s posible para el futuro.

     

  2. Reciclar los cartuchos y el tóner

    El reacondicionamiento y la remanufacturación constituyen el centro de la Economía Circular, y muchos proveedores ofrecen un programa gratuito de reciclaje de cartuchos de la impresora, que, en algunos casos, significa cartuchos con un 95% de piezas reutilizadas para fabricar nuevos cartuchos de tóner, y los que no pueden ser remanufacturados se descomponen y se convierten en cartuchos de tóner 100% reciclados.

    Algunos colegios, organizaciones benéficas y puntos de reciclaje recogen cartuchos de impresora vacíos para reciclarlos o remanufacturarlos con el fin de reducir los residuos que van a parar a los vertederos. Asimismo, a algunas de las piezas recicladas se les dará una nueva vida en nuevos productos, completando así el círculo.

     

  3. Recicla la impresora

Además de los tóneres y los cartuchos, las propias impresoras pueden, y deben, reciclarse. Es importante maximizar la vida útil de la impresora, por lo que, si se puede reutilizar, esa debe ser la prioridad. La siguiente opción es descomponerla para reciclarla. Los componentes sueltos pueden reutilizarse o reciclarse, e incluso se le puede dar una nueva vida a la carcasa.

Consciente de su importancia, la UE cuenta con directrices sobre la cantidad de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos generados, que han sido diseñadas para impulsar la producción y el consumo sostenibles, aumentar la eficiencia de los recursos y contribuir a la Economía Circular.

Mas de Impresión

También podría gustarte

Volver arriba